Actualizaciones

Regístrese para recibir novedades de la Fundación Bill y Melinda Gates por correo electrónico.

Su suscripción está confirmada

Estudio de caso

Planificación familiar: Senegal

Introducción

Bill y Melinda Gates

Tal vez la mejor forma de describir el verdadero alcance de la planificación familiar sería la siguiente: cumplir el objetivo en materia de planificación familiar aumenta las probabilidades de cumplir prácticamente todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Pobreza. Mortalidad materna. Mortalidad infantil. Educación. Equidad de género. Todas estas categorías mejoran cuando las mujeres pueden planificar sus embarazos para estar física y económicamente preparadas para la llegada del bebé.

Pero las normas sociales sobre el sexo y la vida familiar tienen un gran peso. En países donde tradicionalmente las familias no planifican los embarazos, brindarles otras opciones no es una tarea meramente técnica (recaudación de fondos, desarrollo de nuevos productos y reparación de sistemas rotos), sino que es eminentemente cultural.

A pesar de estos desafíos, muchos países en desarrollo han comenzado a priorizar la planificación familiar porque entienden el impacto que tiene. En los últimos años, más de cuarenta países han puesto en marcha rigurosos programas de planificación familiar.

Les pedimos a dos personas clave de uno de los programas de planificación familiar senegaleses de más éxito que compartieran su experiencia por escrito. Fatimata Sy es directora de la unidad de coordinación de Le Partenariat de Ouagadougou (Sociedad de Uagadugú), una alianza compuesta por los nueve países francófonos de África Occidental que aspira a brindar servicios de planificación familiar a las mujeres de la región. El imam Moussé Fall, uno de los fundadores de la Réseau Islam et Population (Red islam y población), alienta a otros imames a reflexionar sobre cómo la planificación familiar encaja con su pensamiento teológico.

Juntos, la señora Sy y el imam Fall definen el alcance y la profundidad de la labor necesaria para garantizar que las familias puedan dar rienda suelta a su potencial.

Tasa de uso de anticonceptivos modernos
Progreso alcanzado hasta la fecha
19902016
0
5
10
15
20%
3%
15%
Inicio del plan de acción nacional de planificación familiar
2012

Sobre el terreno

Fatimata Sy

Directora de la unidad de coordinación de Le Partenariat de Ouagadougou

En el año 2011, ampliar el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva en Senegal y en toda el África Occidental era poco más que una ilusión.

Nuestras culturas y normas dictaban que una mujer debe tener muchos hijos, y la mayoría de las personas no comprendían los riesgos de salud que conllevan las gestaciones frecuentes ni sabían cómo evitarlas. Desafortunadamente, aquellos que sí tenían conciencia de ello se encontraban con que los centros de salud públicos no tenían los anticonceptivos que buscaban.

Pero todo cambió cuando pusimos en marcha Le Partenariat de Ouagadougou, y cuando Senegal se propuso impulsar el primer plan de acción nacional de planificación familiar de la región. Todos los senegaleses colaboramos con la elaboración de este plan.

El gobierno fijó la pauta con ambiciosas políticas para cambiar el status quo y aportó los recursos para financiarlas, y la sociedad civil se sumó a la causa con la representación de prácticamente todos los grupos de interés del país: guías religiosos, defensores comunitarios y jóvenes, entre otros. Por primera vez, se dieron las circunstancias para el cambio.

Senegal modernizó la cadena de suministro para garantizar que toda mujer que saliera en búsqueda de anticonceptivos no volviera a casa con las manos vacías.

El plan de acción abordaba, de forma muy creativa, muchos desafíos entrelazados e incluía estrategias para aumentar la oferta y la demanda de servicios de salud reproductiva. Por ejemplo, para aumentar la demanda, Senegal lanzó una campaña de concientización pública sobre qué consecuencias tienen las gestaciones frecuentes en la salud de las mujeres y sus hijos.

A lo largo de un año, la prensa hizo eco constantemente de la planificación familiar en la tele y la radio, en periódicos y revistas. Se celebraron debates. Se colgaron pósteres por todas partes. Aquello supuso un giro considerable para un país donde estos temas habían sido tabú durante mucho tiempo.

En cuanto a la oferta, Senegal, con la inestimable colaboración de asociados privados, descentralizó las cadenas de suministro de anticonceptivos para garantizar que toda mujer que saliera en búsqueda de servicios de salud reproductiva no volviera a casa con las manos vacías. Cuando empezamos, algunos métodos anticonceptivos estaban disponibles tan solo el 20 % del tiempo, pero ahora esta cifra ha superado el 98 % a escala nacional. Todavía pienso en el eslogan de la campaña: «Sin productos, no hay programa».

El progreso de Senegal sorprendió al mundo entero, y ahora el resto de países de Le Partenariat de Ouagadougou también están avanzando a pasos agigantados.

Y lo que me emociona más es que ahora no son solo los ministros de Salud quienes están interesados en la planificación familiar, sino también los ministros de Economía, de Población y de Educación. Han entendido que la planificación familiar no afecta únicamente a la salud, que «no es su problema», sino que tiene que ver con el futuro, algo que nos incumbe a todos.

Durante mucho tiempo, la vida en Senegal ha girado en torno a la escasez. Escasez de agua. Escasez de electricidad. Escasez de escuelas. Escasez de empleos. Escasez, escasez, escasez. Pero la siguiente generación podría disfrutar de una vida mejor. Es posible. Este es mi sueño, y se está haciendo realidad.

Sobre el terreno

Moussé Fall

Imam y fundador de Réseau Islam et Population

Mi madre tuvo ocho hijos. Yo fui el penúltimo. Murió a los 43 años. Desde aquel momento, tuve que hacer frente solo a los peligros de la vida.

Descubrimos que la causa principal de su muerte habían sido sus embarazos tan seguidos. No quería que nadie más pasara por lo mismo.

De mayor, cuando empecé a estudiar la doctrina islámica, descubrí que muchas autoridades religiosas se oponían a la planificación familiar. El Corán es auténtico, pero las autoridades religiosas tienen que interpretarlo basándose en la realidad de cada época. Ahora tenemos Skype, pero nadie piensa en Skype a la hora de interpretar el Corán. Sin embargo, todo lo que dice el Corán acerca de la comunicación podría aplicarse a Skype. Se trata de un esfuerzo intelectual que corresponde a las autoridades religiosas. Nosotros tratamos de ayudarles a hacer este esfuerzo.

Por ejemplo, el profeta alienta a las mujeres a espaciar los embarazos porque tienen la obligación de amamantar a sus hijos durante dos años. Y los Hadiz lo corroboran. En el más citado, el profeta islámico habla de la pérdida de su hijo, Ibrahim, cuando tenía un año y diez meses. El profeta dice: «Mi hijo ha dejado este mundo a pesar de que todavía tenía edad de ser amamantado». Los imames damos muchas vueltas a todos los versículos. Después de estudiarlos juntos, normalmente todos están de acuerdo con nuestros argumentos. El siguiente paso será intentar normalizar el tema y dejarlo a discreción de las parejas debidamente unidas por los sagrados lazos del matrimonio.

Lo que hemos conseguido aquí puede lograrse también en toda el África Occidental. Los éxitos cosechados en Senegal pueden ser una fuente de inspiración.

Ofrecemos, en todos los distritos de Senegal, sesiones de capacitación con médicos locales e imames influyentes. Debatimos sobre cuestiones tanto teológicas como médicas, a fin de que los imames también comprendan cómo funcionan los anticonceptivos y qué efectos secundarios pueden tener. Se trata de una tarea laboriosa y prolongada. Hasta la fecha, hemos capacitado a más de 3000 imames, que ahora ya están de nuestro lado. Al principio, todos estaban rotundamente en contra de la planificación familiar.

Estoy seguro de que lo que hemos conseguido en Senegal puede lograrse también en toda el África Occidental. Nuestras realidades no son distintas; no debemos perder de vista que fueron los colonizadores quienes trazaron las fronteras entre nuestros países. Compartimos valores y prácticamente los mismos idiomas. Todos recibimos el islam al mismo tiempo. Los éxitos cosechados en Senegal pueden ser una potente fuente de inspiración.

Lo que a mí me gustaría es que las personas aprovecharan sus mayores virtudes para labrarse un futuro mejor. Creo que la labor que estamos llevando a cabo colectivamente supone un gran avance hacia este objetivo. Inshallah.

Historias que se esconden detrás de las cifras

© 2017 Fundación Bill y Melinda Gates. Todos los derechos reservados.